martes, 20 de agosto de 2013

Lectura de "Cuna de gato", por Kurt Vonnegut

   

     Haciendo una comparación con "Galápagos", en la cual descubrimos la posibilidad de prolongar la estadía de la especie humana sobre la Tierra a través de la evolución de un pequeño grupo y la casi extinción absoluta ; en "Cuna de gato" nos topamos con la destrucción absoluta del hábitat que hace posible la vida humana, y hasta ahí nos deja Kurt, sin ir más allá a narrar un mundo inhabitado por seres humanos. Si algo es posible deducir de las reglas que sigue Vonnegut(hasta ahora), es que únicamente se da permiso para escribir lo que un hombre puede experimentar. Si le dijéramos que nos hiciera un cuento sobre dinosaurios, al darse cuenta que no hay un solo ser humano en el planeta Tierra, Kurt Vonnegut no considera la escena. Para él, sin humanos, no hay historia que narrar. En caso de hacerlo, lo haría sólo a través de la evidencia obtenida por algún paleontólogo.
     La historia está narrada nada menos que por un ser muy especial(John o Jonah -así lo pone él-), quien parece no tener un plan; sin embargo, es él quien ha ido moviendo las piezas en el tablero de la crónica con un propósito -está por averiguarse si de antemano o sólo porque es su recuento-. Es la memoria de los eventos vagamente precisos que provocaron la escena final. John, en un principio, estaba motivado para escribir un libro sobre lo que ocurrió, lo que hicieron muchas personas el día exacto en que estalló la bomba atómica en Hiroshima. Y es nada menos lo que hace, está investigando sobre los involucrados en el proyecto Manhattan, enviando cartas a los hijos de algunos de ellos, esperando recibir una respuesta sobre qué estaban haciendo ese día en específico. 
     Es la cuarta novela de Kurt Vonnegut, publicada en 1963, después de él mismo haber experimentado la Segunda Guerra Mundial. Se puede leer en alguna parte de su biografía que, él fue uno de los afortunados sobrevivientes del bombardeo de Dresden, Alemania. Para el momento del bombardeo, él tenía apenas entre 20 y 23 años. Algo que le escucharemos a Vonnegut decir es: quienes van a la guerra y mueren son niños. Él mismo se considera un niño a la edad en que vivió la Segunda Guerra Mundial. Un niño fácil de manejar, ávido de experiencias y sin la capacidad crítica para decidir si lo que está haciendo debe o no ser hecho. Le responde, con dos cartas, el hijo menor(de tres) de Félix Hoenikker, un físico brillante y destacado a quien en la novela se le reconoce como el padre único de la bomba atómica -sería interesante saber en quién se basó Vonnegut para construir a este personaje, podría ser J. Robert Oppenheimer(el director del Proyecto Manhattan) o Richard Feynman(uno de los físicos involucrados más brillantes, considerado por algunos del calibre de Albert Einstein)-. Al ver que se le abre la posibilidad para saber más sobre Félix Hoenikker(¿Oppenheimer, Einstein, Feynman o quién?), un personaje dedicado a la ciencia y a la investigación pura, viaja a Ilium, New York. Una vez ahí conoce al Dr. Asa Breed, quien le cuenta sobre la manera en que Félix se obsesionaba con algunos problemas. "¿Para qué molestarme con juegos inventados cuando hay tantos juegos en la realidad?" ¿No suena como algo que pudiera decir Richard Feynman? Mi teoría es que sí es Richard Phillips Feynman, él tiene una hija y un hijo; lo único que le falta es un tercer hijo enano: Newt, quien le manda las cartas a John. Mas esto podría ser una alegoría a Isaac Newton. 
     "-Creo que era imposible conocerlo. Cuando la mayoría de la gente habla de conocer a alguien, habla de secretos que les han contado a les han ocultado. Hablan de cosas íntimas, cosas de la familia, cosas del amor -me dijo esa simpática anciana-. El doctor Hoenikker tenía todas esas cosas en su vida, como toda persona viviente, pero no eran importantes para él."


"cualquier cosa en la que trabajara un científico terminaría por ser un arma."


Vonnegut parece decir lo siguiente: la pregunta que ha de hacerse la humanidad es:
¿a quién se le está legando el poder que brinda del conocimiento y sus aplicaciones prácticas?


   Un día, -le dice Dr. Asa Breed a John-, uno de los tipos del gobierno que buscan desarrollar nuevas tecnologías para la guerra, le dice a Félix Hoenikker que los soldados están cansados el barro, que en todas las batallas tienen que pasar por el barro, se manchan de barro. El tipo está buscando una solución, y Félix le explica rápidamente qué podría hacerse. Le habla de la posibilidad de crear una molécula capaz de convertir en hielo al agua a una temperatura mayor que 0. Es decir, con tan sólo exponer esa molécula al agua, quedaría toda ella congelada de golpe, así no tendrían que mancharse de barro porque el mismo suelo húmedo se congelaría. John se obsesiona con eso que el Dr. Asa Breed llama Hielo Nueve. El  Dr. Asa Breed le dice que no existe, que es solamente algo que se le ocurrió a Félix; pero que nunca se desarrolló. "El milagro de Félix (y le encarezco que incluya esto en su libro) era que siempre abordaba los viejos acertijos como si fueran nuevos."
     De pronto John va en un avión hacia San Lorenzo, una isla en el caribe donde se desarrollará lo que sigue en la trama. En el avión se da cuenta que la hija mayor y el hijo menor enano de Félix van abordo. Habla con ellos. Al llegar a San Lorenzo se entera de que el tercer hijo de Félix también está ahí. Nota que cada uno trae algo colgado en el cuello, él piensa que es Hielo Nueve
     Vonnegut hace una crítica hacia los americanos: "los americanos no se imaginan en qué consistía ser algo distinto, ser algo distinto y estar orgulloso de eso." / "La mayor traición concebible -dijo Minton- consiste en decir que los americanos no son amados dondequiera que vayan, hagan lo que hagan."


"El tigre tiene que cazar,
el ave tiene que volar,
el hombre tiene que preguntar por qué, por qué, por qué.
El tigre tiene que dormir, 
el ave tiene que aterrizar,
el hombre tiene que convencerse de que entiende."

      En San Lorenzo se está creando una nación diferente, con una nueva religión e ideas un tanto extrañas sobre cómo se ha de manipular a la población. Es la nación más pobre del mundo. El premio Nobel, Félix, les deja(no como herencia), en efecto, muestras de Hielo Nueve a sus hijos después de morir. Lo que ocurrió es que Félix estuvo jugando con Hielo Nueve en la cocina, y al ir a descansar en su mecedora, muere. El hijo mayor, Frank, se lo da a "Papa"(el presidente de San Lorenzo), quien se entiende en cierta medida que sabe qué es el Hielo Nueve, porque alucinando ya casi a punto de morir, se traga un pedazo que estaba en su posesión -más tarde nos enteramos que Frank se lo dio-. Su cuerpo queda petrificado en Hielo Nueve
     El plan era descongelarlo, pero ocurre algo y el cuerpo cae en el Mar Caribe, y entonces todos los mares de la Tierra se congelan instantáneamente. Solamente sobreviven unos cuantos en San Lorenzo, entre ellos John y la mujer que ama, una chica que finalmente decide ingerir Hielo Nueve, dejando a los sobrevivientes y John sin una mujer fértil capaz de reconstruir a la raza humana. Los hombres van perdiendo todo deseo sexual, y el mismo John -Bokonon-, escribe sus memorias y un poema antes de también ponerse polvito de Hielo Nueve en la lengua y dejar a los últimos hombres a su absurdo criterio.


O.G.C.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario